22.10.09

Ventana

Si una tarde me pesa la vida diminuta ¿Me dejas subir de nuevo los pies descalzos en la cornisa? ¿Ver atrás del cristal seres altivos en tamaño miniatura? Prometo no saltar si libras la esperanza, desnuda de sus rutinas, de estos días de vida menor constantemente repetida. (Imagenes, 2009)

Cuadrante

Una tarde se fue a mecer la vida con su sonrisa de victoria sobre los mares; hablaba con la altivez de quien cree que existe y que, en realidad, eso importa; presumía de los sueños y de habitar la luna solitaria desde donde volvía sus pasos de niño para repoblar los que le faltaban. Por un instante, uno solo, en algún cuadrante del matorral, me hacía pensar que el amor existe.