19.5.13

Déjame


Déjame alcanzarte
pegarme a tus muros 
trepar el insomnio en la puerta
el rótulo del pecho
“NO PASE"

Déjame 
guardarte 
pintar una caja floreada 
dejar de buscar
quedarme callada y distante
pedirte que vengas
             que llegues
             que sueltes el viento 
             que arrojes las rejas

Déjame perderte
esperarte por siempre
abrirle orificios al cesto
borrarle las ganas al tiempo 

el tiempo
este cabrón que siempre nos deja

emc

MULTITUDES


MILLONES DE PASOS DESANDANDO VIDAS. VAN. VIENEN. PASAN. ADIVINAN. SUBEN POR LAS RAICES SUS RENCORES. POR EL DESGARBO CON QUE VISTO LOS REMORDIMIENTOS. ESE DESENFADO CON QUE AGITO —ACELERADA— LAS MANOS Y REMUEVO LA TIERRA. PARA ENTERRARTE. PARA ESCAPAR. PARA HUIR DEL AJETREO INSACIABLE QUE ME BUSCA, ME SIGUE, ME PISA. ME CHUPA POR DEBAJO LOS SUEÑOS. ME RETUERCE LAS TRIPAS HASTA VOLTEARME EL TIEMPO. PERO ESCAPO. LUEGO ESCAPO. AL FIN. DE NUEVO. CON LA CARA PINTADA. LA FALDA MAS CORTA. UNA CIERTA PINTA DE YO-NO-FUI Y ESTA SOBERBIA CONCHUDEZ QUE SE ME PEGA A LA PIEL, CUANDO MAS GANAS TENGO DE LLORAR.


Cuánto silencio es necesario para escuchar tu propia voz. Esa suerte de melodía retorcida tiene mucho que decirte y no podrás escucharla si no paras de hablar.