10.1.10

Emboscada

Despide la luna a la noche
debajo de la nostalgia.

Oculta el soldado su alerta
de puma solitario
los ojos abiertos
aliados al universo
que carga sobre su espalda.

Atrás de las heridas y el hambre
el miedo sucumbe a la espera.

Una larga lista de silencios
sin hacer ruido
sin espantar a los grillos
sin despertar al cuerpo.

La mañana trae señales
de emboscada
sólo esperar solo
como esperan rebeldes los recuerdos
como espera en las piedras
desnuda la niña de los ojos negros
como espera necia la vida

Llega la orden,
escupe figuras el paisaje de acero
alza fusiles el plomo de los caminos
y el enemigo toma su forma.

No es destino de tus balas, soldado,
otro como tú sino su conciencia
no su sangre ni sus piernas
sino sus razones:

La razón de la acumulación
la obsesión desmesurada
dinero sobre dinero
más dinero sobre más dinero
riqueza sobre palacio y más palacio
y más riqueza y todas las marcas
más finas más caras
nunca olvides que la Singer hace balas
y quiero más porque tengo más
porque quiero más
ya sabes que la riqueza
se pasa por los güevos
las reglas básicas de la dignidad.

Y al final del recuadro, la libertad.
Si es que existe.

Disparas, te dispara, me dispara y caemos.
¿Quién murió en esta guerra?
Da lo mismo, soldado,
no ves que da lo mismo
matamos o morimos por un sueño.

El motivo de fondo sigue intacto.